Felipe, en forma intencionada, deja su huella del hacer manual en todos y en cada uno de los momentos del proceso de su obra; y al mismo tiempo, intenta revelar la naturaleza íntima de los materiales utilizados, las texturas, los brillos y las tensiones producidas. Su formación autodidacta hace que su obra salga libre de cánones y ajena a cualquier sometimiento o fórmula; y en su trabajo, queda resaltada una extraordinaria calidad, caracterizada por la homogeneidad entre el artesano y el artista.